Maybe hoping for a change is a dream, maybe life ain't as bad as it seams. But if dreaming is the best i can do, then I'll be dreaming my whole life through

miércoles, 26 de febrero de 2014

CAPITAN ATITLAN

Para todo aquel que piense que por el simple hecho de tener un pasaporte color vino tinto tiene las fronteras abiertas y música de trompetas a su llegada ¡esta equivocado¡
No al menos si es un perro flauta sin un peso en la cartera...
Definitivamente entramos en la frontera de Tapachula (México - Guatemala) con el pie izquierdo. Aunque si echamos la vista atrás parece que fuimos a la pata coja con dicho pie desde que salimos de Oaxaca rumbo a Guate.
Después del trayecto mas absurdo de la historia en bici-taxi, de duración aproximada unos 30 segundos, ponemos nuestra mejor sonrisa para obtener el sello de salida del país del tequila.
Ignorantes del cambio de leyes en el que al abandonar el pías debes pagar 250 pesos, los cuales no teníamos, acabamos en la oficina de la Hitler mexicana, quien se aferraba a nuestros pasaportes cual golum. Nuestra sonrisa forzada se convirtió en suplica desesperada, gracias a la cual acabamos saliendo del país como "mojadas" y con serias dudas de si algún día podríamos regresar.

La segunda parte de este show improvisado venia en la frontera de Guatemala donde la amable señorita nos pregunta por nuestro inexistente sello de salida de México y ante lo que respondimos con una depurada técnica de hacernos las tontas.
*Valiosisima lección impartida por mi tía tete en mis años universitarios.
Tampoco podemos quitarle merito al Real Madrid y a la Meca de sus aficionados entre los que se encontraba la susodicha señorita de minoración quien tan campante estampo el sello y nos dio la bienvenida a su país. ¡Ala Madrid¡

Salimos rumbo a Xela por la carretera de la muerte e introduciendonos en el mundo de los "chicken buses". Los cuales adoptan ese nombre no solo porque vallamos como pollos apiñonados en los antiguos autobuses escolares gringos sino porque muchos de sus pasajeros son propiamente gallinas¡¡
Quetzaltenango es la ciudad mas fría de Guatemala y paso sin pena ni gloria como una escala previa al Lago Atitlan.

Este oasis de paz y buena energía es conocido por los yoguis que visitan San Marcos, por los fiesteros e israelitas que paran en San Pedro y demás turistas que se quedan en Panajachel. Para aquellos que piensen que estoy dando una clase de catequesis les aclaro que el lago además de estar rodeado por bellos volcanes, también lo esta de unos 12 pueblitos que se asientan a sus orillas, con sus correspondientes doce apóstoles para nombrarlos.
Nosotras acabamos en el remoto pueblo de Santa Cruz, donde a parte de un par de turistas perdidos no viven mas que los indígenas de habla Katchiquel en lo alto de su colina.
Esas tres semanas trabajando en el hotel de "vale para todo" me cargaron las pilas del alma. Quizás fuese por ese misterioso oleaje del lago que tanto me recordaba a mi querido mar o las noches a la luz de la vela hablando y riendo hasta hacer que la luna ría con nosotras.











Pero Charlie vuelve a reclamar a sus ángeles en México para organizar un evento. Sin dudarlo nos embarcamos de nuevo rumbo Chiapas. No sin antes hacer una paradita en La Antigua, donde conoceríamos a nuestro couch, amigo y compañero Shazatrusta.

¿Nos dejara inmigración entrar en México?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada